Leer más...

Potenciando la atención desde los 11 años

Durante ocho semanas, la instructora de la Academie voor Mindful Teaching y Becalm, Nuria Gómez está llevando a cabo un programa pionero de 50 minutos en las clases de 5º de Primaria del Colegio Vedruna donde los alumnos aprenden a tomar conciencia de cada situación que viven.

El mindfulness o atención plena significa poner el foco de atención en el presente, en los pensamientos y en el mundo interior sin emitir ningún juicio. “El mindfulness es tomar conciencia de lo que hacemos en cada momento y aprender así a disfrutar de lo que hacemos en este momento sin quedarnos enganchados en el pasado ni proyectar el futuro”, explica Gómez desde un aula de la segunda planta del Colegio. El programa que está llevando a cabo todos los martes durante ocho semanas es pionero en Pamplona y está basado en la metodología de Eline Snel y en su libro Tranquilos y Atentos como una rana que ofrece a los padres distintas técnicas de meditación para trabajar con sus hijos.

 En un mundo tan acelerado donde no hay tiempo para nada, se hace necesario, en opinión de esta experta, pararse y clarificar la cabeza.  “Con las técnicas de mindfulness intentas liberar la mente de todas las preocupaciones para que así, si le quitamos ese peso, tenemos una mente más tranquila y de esa forma podemos pensar mejor, aprender mejor, concentrarnos mejor y tomar decisiones sin emitir juicios ni valoraciones”, prosigue.

En este sentido, en un ambiente tan transformador como es el de la educación en pleno siglo XXI, las aplicaciones en el aula son infinitas. A través de la respiración, por ejemplo, se puede enseñar a los alumnos a controlar los nervios y enfrentarse así mejor a un texto de comprensión lectora. Además, como apunta Gómez, en estas sesiones, los niños aprenden a conocerse mejor a sí mismos y a los demás. “Las técnicas de mindfulness les ayudan a empatizar y a tener mayor respeto hacia los demás, lo que implica una reducción del bullying y del estrés. Adía de hoy, todo es mucho de hacer y poco de sentir. Sienten tener que ser chicos diez en todo. Por eso, es importante enseñarles a rebajar un poco, a saber qué quiero, cómo me siento y hasta dónde puedo llegar. Es decir, se trata también de aprender a poner tus límites”, apunta.

Aunque el concepto de mindfulness en el campo de la psicología clínica y de la psiquiatría se maneja desde la década de los años 70 del pasado siglo, como señala Gómez, apenas hay formación para los niños. “Ahora se empieza a trabajar en las aulas. Es necesario trabajar el músculo de la atención”, concluye.